Cirrosis hepática: ¿Se puede curar? Conoce los detalles

¿Se puede curar la cirrosis hepática alcohólica?

La cirrosis hepática es una enfermedad durante la cual los tejidos normales de este órgano son reemplazados por fibrosos, se forman nodos, como resultado de lo cual las funciones hepáticas se ven afectadas. La enfermedad progresa, un proceso recurrente es imposible, los cambios patológicos provocan la aparición de insuficiencia hepática e hipertensión portal.

Hay 3 veces más pacientes con cirrosis hepática entre los hombres, especialmente en el subgrupo de edad mayor de 40 años, y el 12% de ellos desconoce su enfermedad.

Contenido del artículo

Signos y causas de la cirrosis

La enfermedad se puede clasificar según las características morfológicas, según el tamaño de las lesiones del tejido hepático:

¿Se puede curar la cirrosis hepática alcohólica?
  1. Pequeños nódulos con una separación de hasta 12 mm: cirrosis micronodular o nodular pequeña;
  2. Nódulos grandes, de más de 3 mm de diámetro, macronodulares o nodulares gruesos;
  3. Si los nódulos tienen diferentes formas y tamaños, se les diagnostica cirrosis mixta;
  4. En la cirrosis septal incompleta, el tejido conectivo diseca el parénquima y termina sin conectar los vasos portales con la vena central.

En la mayoría de los casos, la dependencia del alcohol se considera la causa de la enfermedad, pero también puede ser provocada:

  • hepatitis viral de cualquier forma;
  • tomando ciertos medicamentos;
  • aguda y intoxicación crónica ;
  • enfermedades crónicas que causan trastornos metabólicos.

Los síntomas aumentan según la etapa de la cirrosis.

1 - compensación. La degeneración de los tejidos apenas comienza, las células sanas funcionan del mismo modo, el tejido conectivo comienza a formarse en lugar de los muertos. Los síntomas aún no se observan, el hígado está realizando sus funciones.

2 - subcompensación. El hígado se vuelve doloroso a la palpación, se puede ver un agrandamiento en la ecografía.

Aparecen los primeros síntomas que indican la enfermedad:

¿Se puede curar la cirrosis hepática alcohólica?
  • debilidad;
  • pérdida de peso;
  • disminución del apetito;
  • náuseas;
  • pesadez en el hipocondrio derecho;
  • encías sangrantes;
  • picazón.

En la piel de varias partes del cuerpo, puede notar la aparición de una red vascular

3- descompensación. Aparece la impresoraInsuficiencia tardía, la piel se vuelve ictericia, los globos oculares se vuelven amarillos, se producen vómitos, debilidad severa. Existe riesgo de coma hepático. En esta etapa, la mayor parte del hígado ha germinado tejido conectivo.

Si el tratamiento de la cirrosis hepática no se lleva a cabo, los síntomas aumentan: los músculos intercostales se atrofian, el proceso de comer se vuelve difícil, la indigestión se vuelve permanente y se produce hipotermia.

Complicaciones de la cirrosis hepática

Si la enfermedad no se trata, surgen las siguientes complicaciones en la etapa de descompensación:

  • Encefalopatía hepática: daño al cerebro con compuestos tóxicos que el hígado no puede eliminar del cuerpo a tiempo. Reversible;
  • Sangrado gastrointestinal debido a hipertensión portal;
  • Complicaciones infecciosas del sistema respiratorio y genitourinario;
  • La ascitis es un aumento en el tamaño del abdomen debido a la acumulación de líquido.

Las complicaciones son bastante graves y es imposible eliminarlas sin asistencia médica.

Diagnóstico y tratamiento de la enfermedad

Una vez que aparecen los síntomas, es necesario comenzar el tratamiento de la cirrosis hepática de inmediato. Para aclarar el diagnóstico, se realizan una encuesta obligatoria al paciente y exámenes especiales.

La encuesta incluye:

¿Se puede curar la cirrosis hepática alcohólica?
  • hemograma completo y análisis bioquímico;
  • inmunología;
  • ultrasonido de órganos internos;
  • angiografía de los vasos de la cavidad abdominal;
  • biopsia de hígado.

Las medidas terapéuticas consisten en eliminar los factores que causaron la enfermedad; prescribir medicamentos que compensen el desarrollo de la enfermedad y una dieta especial.

Se prescriben medicamentos para el tratamiento de la cirrosis hepática en función de la etiología de la enfermedad y las complicaciones que provoca.

Aplicable:

  • agentes antivirales;
  • citostáticos;
  • preparaciones hormonales;
  • antibióticos;
  • hepatoprotectores;
  • enterosorbentes;
  • complejos vitamínicos;
  • agentes antiparasitarios.
¿Se puede curar la cirrosis hepática alcohólica?

Si la función hepática anormal ha cambiado patológicamente el trabajo del sistema cardiovascular, se introducen en la terapia medicamentos antiarrítmicos y de potasio.

El tratamiento médico de la cirrosis hepática está determinado en gran medida por las complicaciones causadas por la enfermedad.

El tratamiento de la cirrosis hepática alcohólica no es diferente del tratamiento de una enfermedad de etiología diferente.

El tratamiento inicial puede requerir una terapia de desintoxicación.

Para aliviar las complicaciones, recurren a la intervención quirúrgica; la mayoría de las veces, las operaciones se realizan por sangrado de las venas del esófago y las venas hemorroidales del recto:

  • En caso de hemorragia gastrointestinal, se inserta y se llena un tubosoplarlo con aire. Bloquea las paredes del esófago y detiene el sangrado, a través del tubo, los pacientes y la alimentación;
  • Las operaciones proctológicas requieren la sutura de las venas rectales y la escisión de las áreas afectadas;
  • En la ascitis, se bombea el exceso de líquido: se realiza una punción de la pared abdominal y se instala un trócar. El procedimiento se llama paracentesis.
¿Se puede curar la cirrosis hepática alcohólica?

El médico tratante ajusta el régimen de tratamiento para la enfermedad y la dosis del fármaco de acuerdo con la condición de los pacientes, dependiendo de la respuesta del organismo a la administración de fármacos.

El principio fundamental de la dieta para la cirrosis hepática, según Pevzner, su número 5, es excluir por completo los alimentos que estimulan el aumento de la secreción de bilis. Tecnología de cocción: cocción y procesamiento al vapor. La dieta es fraccionada, en pequeñas porciones, hasta 6 veces al día.

Completamente excluido:

  • frito;
  • picante;
  • en escabeche;
  • carbonatadas;
  • salado;
  • negrita;
  • alcohol.

Permitido:

¿Se puede curar la cirrosis hepática alcohólica?
  • alimentos con proteínas, pero carne magra y pescado no más de 100 g por día;
  • productos lácteos;
  • pasta;
  • frutos secos;
  • gelatina;
  • miel;
  • verduras frescas;
  • bayas y frutas dulces;
  • pan tostado;
  • papilla;
  • té.

Se recomienda un régimen de bebida prolongado, hasta 2 litros de líquido por día, además de sopas, bebidas de frutas y jugos.

La dieta se ajusta según las posibles complicaciones:

  • En caso de ascitis, la sal y los alimentos que la contienen (pan, bollería, aguas minerales están completamente excluidos de la dieta)
  • En la cirrosis biliar primaria y las lesiones cerebrales tóxicas, la cantidad de proteína en la dieta se reduce al mínimo.

Tratamiento de la cirrosis hepática con remedios caseros

También sugieren tratar la enfermedad con remedios caseros: estabilizan la afección y ayudan a limpiar el cuerpo de compuestos tóxicos que el hígado dañado no puede hacer frente.

Las decocciones de hierbas pueden aliviar la afección solo en una etapa temprana de la enfermedad:

¿Se puede curar la cirrosis hepática alcohólica?
  1. Té de hierbas de 1 parte de ortiga y 2 rizomas de escaramujo y pasto de trigo. Verter una cucharada de la mezcla con agua hirviendo, hervir durante 7 minutos, filtrar y enfriar. Rellene hasta el volumen original. Tomar 2 veces al día, 200 ml;
  2. Té de ortiga: se infunde 1 cucharada en un vaso de agua, no hierva. Agregado al té en pequeñas porciones durante el día;
  3. Otro té se prepara de la forma habitual. Está hecho de hierbas tomadas en cantidades iguales:
  • hierba de San Juan;
  • milenrama;
  • achicoria;
  • cola de caballo.

Beba un vaso al día en dosis iguales;

  1. Limpia el hígado con jugo de tallos y hojas frescosEva avena: la hierba simplemente se retuerce. Beba 1 vaso al día.
¿Se puede curar la cirrosis hepática alcohólica?

La gelatina de avena estabiliza el hígado. Los granos se sumergen primero en agua, durante 72 horas, luego se drena el líquido, se muelen y se lavan con agua fría hasta que el líquido que pasó a través de ellos se vuelve transparente.

Luego, de los granos hinchados, que se almacenan en el refrigerador bajo una capa de agua limpia, la gelatina se cocina a diario. 2 cucharadas por 1 vaso. Para hacerlo más sabroso, puede agregar miel antes de usar.

La cirrosis hepática es irreversible, el pronóstico de la enfermedad depende de su estadio y etiología.

Un avance significativo en el tratamiento de la enfermedad apareció con la introducción de las operaciones de trasplante de hígado.

Pero si el paciente cumple plenamente con las recomendaciones del médico, sigue la dieta, abandona los malos hábitos, entonces se necesita mucho tiempo para compensar la enfermedad.

Cirrosis hepática- ¿Cuál es el Tratamiento?

Publicación anterior Cortes de pelo para rubias: opciones elegantes y creativas.
Publicación siguiente ¿Por qué la pérdida tardía de la virginidad puede ser peligrosa?